Rescatando a la Oreja

by

Ya que muchos entrais en este blog buscando algo sobre uno de nuestros grupos más amados-odiados (que es un reflejo de lo que pasa en nuestro país): La Oreja de Van Gogh, hemos decidido hacer un post donde repasamos su discografía viendo lo que salvamos y lo que no, para ver en qué momento dejaron de interesarnos y por qué…

Dile al sol (1998)

Aún recuerdo lo de moda que se puso en seguida este grupo con su primer single: El 28. El título de la canción hacía referencia a un autobús de su San Sebastián natal y la verdad es que es un buen ejemplo del sonido del resto del disco. Pesadilla, El libro, Soñaré (que fue segundo single) o Dile al sol no son malas canciones pero tampoco son nada del otro mundo. Sus arreglos son muy sencillitos, el estilo es muy homogéneo y las letras son moderadas (aún no han caído en la ñoñería posterior). Pero insistimos, lo mejor (y lo peor) de La Oreja está aún por llegar.

Lo mejorQué puedo pedir (con su chup, chup qué se yo) y Cuéntame al oído (que emociona al principio pero cansa hacia el final).

Lo peor: que el disco entero cansa y resulta mediocre.

El viaje de Copperpot (2000)

Su segundo disco supone el desarrollo de su creatividad y, como consecuencia, de sus virtudes y sus defectos como banda. El disco se abre con el que fue su primer single: Cuidate, una de las mejores canciones de un disco lleno de aciertos: Soledad, La playa, París, Pop, Desde el puerto… Como conjunto, yo creo que es el mejor disco de La Oreja: se atreven con nuevos sonidos (incluso juegan con los ritmos electrónicos en Pop), y sus letras llegan y emocionan sin  empalagar demasiado. Cabe recordar que con este disco se abrieron mercado en Latinoamérica y superaron el millón de discos vendidos en España (mientras que el anterior se había quedado en las 700.000).

Lo mejor: Cuidate (sobretodo su frase sin ti, nunca podré escuchar a La Buena Vida más), los guiños electrónicos de Pop, las guitarras del principio de Desde el puerto, la pista escondida Tick-tack, y la mayoría de las letras.

Lo peor: que se empieza a forjar la cursilería: Abrazaste mis abrazos, Te voy a escribir la canción más bonita del mundo, de melocotón se inventó una historia el sol… (pero insistimos, la cuota es baja, aún)

Lo que te conté mientras te hacías la dormida (2003)

En este disco es donde se confirman todos los temores. Empezando por el título (¿podía ser más largo y absurdo?), su sonido parece estancado y sus letras ya son rimbombantes y empalagosas el 70% del tiempo. SIgue habiendo algún guiño electrónico (la genial Bonus Track, que queda relegada y olvidada al final del disco) y hasta un acercamiento a los ritmos latinos (Geografía) pero sus canciones no son tan buenas para salvar la cursilería de las letras. Bueno, hay una excepción: el primer single, Puedes contar conmigo, una de sus mejores canciones (tiene fuerza y emociona sin caer en la ñoñería), pero en conjunto es imposible salvar Rosas (¿era necesario usar ese tono de voz?), Historia de un sueño (suena a título de película de Garci) o despropósitos como: tenemos el record del mundo en querernos, por eso esperaba con la carita empapada… No hace falta decir que este disco vendio muchísimo, y que desde entonces pensaron que habían encontrado la gallina de los huevos de oro…

Lo mejor: Puedes contar conmigo (sobretodo el en silencio voy a construir una vida a todo color ) Bonus Track, el final de Deseos de cosas imposibles, y algún que otro momento de lucidez.

Lo peor: Rosas, Historia de un sueño, las cosas raras que Amaia hace con su voz y la cursilería de las letras, pero sobretodo no soporto lo de le hiciera una llave de judo a mi pobre corazón

Guapa (2006)

Y aquí fue cuando ya habíamos perdido el interés. Volvemos a encontrar un título sin sentido, para un disco que abundaba y ahondaba en los mismos defectos que el anterior. Para ser sincero debo reconocer que no puedo hacer una crítica completa porque sólo he escuchado los 4 singles (y para qué más). El primer single (que no acaba resultando una mala canción, pero hay que escucharla unas cuantas veces) Muñeca de trapo, parecía anticipar algunos cambios, un tono más oscuro, pero al final acabamos volviendo a lo mismo, a las letras tontas y ñoñas (vendo dos butacas reservadas hace siglos y ahora caigo que en la vida me senté), a esa manera artificial de cantar de Amaia (en Perdida, por ejemplo) y a la misma fórmula (En mi lado del sofá) que sinceramente, ya cansa.

El último disco, con Leire, ya no hemos tenido el valor de escucharlo, tuvimos suficiente con el single. Pero si alguien está interesado, podéis encontrar una crítica que seguro que se acerca mucho a lo que nosotros pensamos en JNSP.

Y resumiendo: sí chicos, en vuestro caso sí se puede decir que cualquier tiempo pasado fue mejor.

Extra — si de verdad sois fans, o si solamente queréis morbo, deberiáis de paso leer esto.

Anuncios

Etiquetas:

Una respuesta to “Rescatando a la Oreja”

  1. mon Says:

    Pues la verdad que a mi tampoco me ha gustado el nuevo disco A Las Cinco… Pero despues de analizar bien la situacion he llegado a la conclusion que no es para tanto.
    Todos los grupos pop se repiten.. Mecano… Estopa… Camela (estos ya son la leche). Los grupos dan lo que piden los fans. Para que innovar??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: