Bebe – Y.

by

Después de su disco debut y su gran éxito Bebe fue dando tumbos: probó suerte con varios proyectos de cine (entre ellos el desastre comercial de Médem Caótica Ana ), colaboró con varios grupos amigos, se planteó el dejar la música, huyó asustada por la fama… Ahora, unos años después de todo y otra vez de la mano de Carlos Jean vuelve con Y. un disco largo (13 canciones de 4,30 minutos de media!) y desgarrador sobre su huida y sobre el encontrarse a uno mismo, pero sin dejar de lado esa chispa de alegría que la caracteriza.

Cuando hace unos meses nos hacíamos eco de la noticia de la grabación del disco y sus colaboradores, nos entró un poco de miedo. ¿Tiraría Bebe para el lado de sus amigos los Delinqüentes o mantendría ese lado acústico-electrónico que tanto nos gustó de su primer disco (Siempre me quedará, por ejemplo)? Después de escuchar el single Me fui, que es un medio tiempo un poco descafeinado, uno se quedaba igual, y sin ganas de escuchar más, la verdad. Sin embargo, el single fue calando más con las escuchas y decidí darle una oportunidad al disco, para mi grata sorpresa.

Sin obviamos esa tontería de comerse letras y mezclar palabras con signos (No+llorá, Nostaré, Cuando+me sujetas), el disco de Bebe emociona y alegra a partes iguales. La producción de Jean hace el disco más variado e interesante, y realmente mejora algunas canciones. Un ejemplo de esto es Busco-me, que gana respecto a la versión original (que ya rondaba por internet de una actuación en televisión) y no pierde toda la emoción que contenía. Otro acierto es la íntima Sinsentido, donde Bebe se lamenta sobre su desgaste y su pérdida, y roza la poesía con estrofas como  encuentro trozos de vida, trozos de cuento, trozos  de plástico, latas y recuerdos, trozos de trozos, trozos en cuerpo, cuerpos en trozos. (y cuya producción recuerda a Una temporada en el infierno de Fangoria) Y más de la Bebe emocional y una producción delicada que encaja a la perfección en Nostaré o Cuando+me sujetas.

Incluso se atreve con toques jazz, en Pa mi casa o Escuece, que pueden colar, pero no me interesa nada la vena flamenca en la que habla en vez de cantar para hacer caber una frase entera donde no cabe, presente en los cortes más alegres Pa una isla o La bicha, pero claro, esto es más cuestión de gustos y opiniones.

Nota: 7,5/10

Lo mejor: Que el disco sea honesto, sincero y desgarrador a partes iguales.

Lo peor: la vena “flamenca”, que algunas canciones son un poco demasiado largas (muchas rozan los 5 minutos)

Lo puedes escuchar aquí.

Más críticas en Jenesaispop.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: